Mis ciudades

Mis ciudades tienen nombres, que no son los nombres del mapa. Aquella que quedo atras tiene el color celeste de los ojos de la niña que huyo de ella. Esta, a la que llego, tiene el color de la sangre de la dictadura cuando todos empezamos a correr. La otra tiene el agridulce sabor de la pasión y su abandono. La de mas alla es un pedazo de mi corazon andando en bicicleta. La M del sur es un ritual al que siempre vale la pena volver.   Todas tienen historias, aun las que nunca he pisado. Estocolmo tiene el miedo y el rincon donde refugiarse de el. Tiene las raices y lo que asoma de ella. He estado tantas veces en esta ciudad, que ya esta atada a los lugares del mundo donde tambien pertenezco.