¡Adios Galeano!

Sueñan las pulgas con comprarse un perro
y sueñan los nadies con salir de pobres,
que algún mágico día
llueva de pronto la buena suerte,
que llueva a cántaros la buena suerte;
pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy,
ni mañana, ni nunca,
ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte,
por mucho que los nadies la llamen
y aunque les pique la mano izquierda,
o se levanten con el pie derecho,
o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie,
los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados,
corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos,
rejodidos:

Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones,
sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos,
sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal,
sino en la crónica roja de la prensa local.
Los nadies,
que cuestan menos
que la bala que los mata

chilenos

Una mujer empieza a quejarse de algo que no entiendo. Justo estoy saliendo a la calle a buscar a mis tíos. Estan mirando el camper, comprado en Chile, que utilizaremos en nuestro viaje por latam. Es una calle secundaria en un barrio pijo del norte de Buenos Aires. Mis tíos vienen del barrio en donde yo crecí, un barrio pobre en el cordón de Montevideo. La mujer busca cómplice en mi para quejarse del camper estacionado en la calle, suponiendo que yo no conozco a quienes le dan vuelta. Al ver que no le doy pelota y sigo caminando me grita “…y todavía son chilenos”.

Un aprendizaje desde Buenos Aires sobre comunidades

Los espacios comunitarios se construyen en base a la confianza en el otro. Confianza que significa cuidado por no prejuzgar y entender desde donde el otro está parado. Y cuidado en como y desde donde nos conectamos para hacer a los grupos funcionar.

1) Cuidar como mostramos nuestras diferencias. Está bueno hacerlo de frente y también sin lastimar.

2) No tener miedo de perder el control. Cuando un espacio es grupal va a tener los tiempos del grupo y eso es lo que lo hace rico. Y las decisiones se van a tomar, para bien o para mal, de forma grupal. No sólo debemos confiar en las personas sino en que el grupo va a tomar las mejores decisiones posibles para el espacio.

3) Respetar que cada persona va a interactuar con el espacio de forma diferente, de acuerdo a sus intereses, expectativas y capacidades. Y confiar que cada uno elige estar en el espacio pues asi lo quiere y con las decisiones que ha tomado en su vida. Por esto esta bueno tener mecanismos de democratización de información y dar la posibilidad a otros de tomar acciones para participación.

4) Escuchar